domingo, 15 de noviembre de 2015

OH, LOS LIBROS

Oh, los libros. Los libros, amigos míos. La lectura. ¿Qué sería de nosotros, los humanos, sin la lectura, sin la escritura, sin los libros? Los libros son fundamentales, son necesarios, son iluminadores. Son un triunfo del espíritu humano. Un conducto fundamental para la transmisión de conocimiento, verdad y belleza. Una buena manera de desforestar los putos bosques.

Estaríamos perdidos sin libros. Condenados a repetir errores, abocados a la ignorancia, convertidos en esclavos del aquí y el ahora. Si no hubieran libros, las alas de nuestra fantasía no podrían aletear, nuestra realidad se vería mutilada y nuestra existencia se vaciaría de significado.

Los libros son maravillosos y deben ser amados.

¿No nos creen, hermanos y hermanas? ¿Están tan narcotizados por el Fallout 4 que son incapaces de ver nada más allá de su pipboy? Si es así, atiendan a lo que dicen las Autoridades:


Allí donde se queman libros, se acaba por quemar a los hombres.
HEINRICH HEINE

Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él.
NICOLÁS DE AVELLANEDA

El libro es fuerza, es valor, es alimento: es antorcha del pensamiento y manantial del amor.
RUBÉN DARÍO

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.
MIGUEL DE CERVANTES

La lectura es a la mente como el ejercicio es al cuerpo.
JOSEPH ADDISON

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; y destruido, un corazón que llora.
PROVERBIO HINDÚ

Leer a Nietzsche y al Marqués de Sade abrió mi mente.
IAN BRADY



¿Necesitan más citas de varones célebres por motivos aleatorios cuyos pensamientos también aleatorios se han decidido conservar por razones ignotas y así llenar de ocurrencias objetos hechos con pulpa de celulosa procesada obtenida de la tortura de un millón de árboles mientras que sus palabras y sus actos y todo lo que es importante para ustedes probablemente muera con ustedes y acabe en el vertedero de las chorradas olvidadas, o es suficiente? Por si no es suficiente, predicaremos con el ejemplo, pues en este blog nos consideramos verdaderos defensores de la escritura. Auténticos adoradores del libro como tótem. Perseverantes amantes de las palabras y de la verdad eterna que las palabras encierran. Amodorrantes hijoputas comepollas profundamente subnormales. Verán porqué los libros son tan maravillosos y comprenderán porqué deben ser amados.


Sin los libros, estaríamos perdidos. El saber procede de los libros que procede de otros libros que viene de los primeros libros: sin libros, ¿cómo podemos enfrentarnos a los desafíos que nos propone la vida?

¿Seríamos capaces de entender a nuestras tortugas
sin el fundamental aporte de K. A. Gray?
Desde luego que no, hostia puta.


¿Cómo podríamos salvaguardar nuestra alma inmortal del acoso de las fuerzas del Mal si no contáramos con la sabiduría de nuestros ancestros, sabiduría que, recordémoslo, viene convenientemente almacenada, codificada y presta a transmitirse en los libros?

Lea esto y los demonios no se irán de rositas.


Los libros también nos abren los ojos hacia otras sensibilidades, otras visiones del mundo, otras realidades dentro del abigarrado y hermoso mosaico de la experiencia humana: los libros son, ante todo, una celebración de la empatía.

Porque las personas que tienen fantasías
sexuales con lagartos prehistóricos extinguidos
merecen todo nuestro respeto.


Por medio de los libros podemos acercarnos al fecundo universo de las artes:

Al fecundo universo de los osos decorativos de madera antigua malhablados,
por ejemplo.


También por medio de la escritura somos capaces, como especie, de enfrentar los problemas de nuestra sociedad y adelantar soluciones apropiadas: ¡los libros son los parteros de la ética y la moral!

Y uno de los primeros principios de la ética
es que los pobres son cucarachas.


Y no podemos olvidar la importancia que tiene una simple y humilde biblioteca a la hora de encarar con posibilidades de éxito cualquier problema de índole sanitaria que perturbe la convivencia:

La expresión "matar moscas a cañonazos"
procede de estos tiempos.


¿Y la Historia? La Historia queda registrada en libros, y es gracias a la perseverancia de las generaciones anteriores y al poder de sus escritos, un poder que trasciende el tiempo y el espacio, como conservamos sus vitales enseñanzas; podemos escuchar las advertencias del pasado y crear un futuro mejor... ¡y todo ello no sería posible sin los libros, esos jodidos cerebros parlantes!

Tras la Guerra texano-israelí de 1999
los indios chiricauas se instalaron en las bases nazis abandonadas
de la Antártida, contribuyendo al florecimiento
del Renacimiento Pingüino.

Sí, los libros pueden hacernos pensar:

O no.


Además, no nos podemos olvidar de nuestros retoños. Nacen con la cabecita tan vacía... ¡Los niños y las niñas necesitan los libros, del mismo modo que los peces necesitan el agua y los pájaros las alas! ¿Cómo si no van a aprender? ¿Y cómo si no van a divertirse?

De la colección "Molestar es divertido"


Y es que si tuviéramos que describir la escritura y los libros en un sola frase, podríamos decir: los libros son las mejores respuestas que tenemos ante las grandes preguntas de la existencia...

La respuesta es: sí.


... y también ante las pequeñas:

Porque te has metido demasiado crack, pequeñín.


¡¡¡En los libros podemos encontrarlo todo!!!


Y es que nunca se sabe cuándo puede venir bien
un dispositivo de humo ninja improvisado.


Amemos pues los libros, hermanas y hermanos. Sin los libros no seríamos lo que somos. Los libros son la más excelsa encarnación de nuestro ser racional, y al mismo tiempo la más perfecta demostración de nuestra sensibilidad artística. En ellos se encuentra destilado todo aquello que constituye nuestra esencia como seres libres, criaturas que piensan y aman, hijos de la divinidad creadora. Y es que nuestra tendencia a pintarrajear símbolos extraños sobre tablillas de barro, o sobre pieles de animales muertos, o en hojas de papel, o incluso en las vallas que rodean descampados donde se pudren en vida yonquis y putas, es algo sin parangón, una unión mágica y fabulosa entre el mundo de las ideas y el mundo de los hechos. Echen un vistazo ahí fuera y verán que ningún otro vertebrado lee o escribe libros: los monos más inteligentes a lo sumo usarían las hojas de la edición de Cátedra de La Divina Comedia para limpiarse el trasero. Nuestra capacidad de componer sonetos y poder leerlos, nuestra habilidad para escribir sobre el dominio illuminati-reptiliano-judío del mundo en Facebook, nuestra facilidad para apuntar con un rotulador que LA CHUPO GRATIS en el azulejo del cuarto de baño de un bar, todo eso es lo que nos hace superiores a las bestias sin alma y sin mente. Recuerden eso y si no les convence, recuerden también que leer sale más barato que jugar a Fallout 4 a no ser que se lo descarguen pirateado.

Y nos despedimos, si nos lo permiten, con un consejo para vosotros, padres, y para vosotras, madres: nunca dejen de estimular en sus pequeñuelos el gusto por la lectura. Nutran el espíritu de las reinas y los príncipes de su hogar con el mejor de los alimentos: la palabra escrita.












lunes, 7 de septiembre de 2015

LES ROBARON LAS CABEZAS

Robar las cabezas muertas de gente famosa muerta no es una práctica muy habitual, pero se hace. Por una serie de motivos. Los más frecuentes al parecer son:

a) contribuir al avance del conocimiento científico

b) hacer un ritual satánico de magia negra vudu-vudu

c) tener la cabeza muerta de un famoso muerto en tu casa, en plan recuerdo, trofeo o algo así.

¡A continuación, ni uno, ni dos, ni tres, ni cuatro, sino hasta cinco ejemplos de eso mismo!

La cabeza de Friedich Wilhelm Murnau

Es que a veces me distraigo un poco. He he he he.

Es el ejemplo más reciente de robo de cabeza de famoso, y se produjo entre el cuatro y el doce de julio de 2015 según los investigadores. Murnau era un director de cine de origen teutón célebre que te cagas por haber dirigido Nosferatu en su locuela mediana edad. Murió en 1931 y le enterraron en un cementerio de Stahnsdorf, con la familia, aunque la palmó en California. La investigación sobre el robo no ha terminado. La cabeza (para qué engañarnos, a estas alturas, la calavera) no se ha encontrado. Los oficiales de la policía de Stahnsdorf que llevan el tema han comentado a la prensa que puede que el robo se produjera en el contexto de un ritual ocultista, ya que se han hallado gotas de cera de vela en la tumba y en sus inmediaciones. La posibilidad de que los ladrones de cráneos usaran la cabeza para echar un partido de fútbol mientras celebraban el cumpleaños de uno de ellos ha sido por lo visto desechada.

La cabeza de Margarethe Zelle, aka Mata Hari

Aquí no es que robaran la cabeza exactamente, sino que se extravió, dando un significado literal a la expresión ha perdido la cabeza.

He he he he.

La señora Zelle fue una bailarina exótica y cortesana muy bien relacionada y de gran popularidad durante los inicios del siglo veinte. Cuando estalló la guerra mundial, la primera de ellas, por algún motivo fue acusada por los franceses de espiar para Alemania. De modo que fue arrestada en París y sometida a un juicio militar y el 15 de octubre de 1917 doce tíos de uniforme le dispararon con fusiles Lebel modelo 1888 mientras ella aguardaba atada a un poste frente a una pared. Por cierto, la señora Zelle tuvo la oportunidad de que le taparan los ojos con una cinta negra pero rehusó esa cortesía. Murió a los cuarenta y un años a resultas del fusilamiento. Dado su estatus de celebridad infame, los franceses decidieron que no estaban obligados a entregar los restos mortales de la señora Zelle a su familia para que dispusieran de ellos decentemente. En lugar de eso, le practicaron una autopsia pública, diseccionaron su cuerpo y cubrieron los trozos con cera para conservarlos y mandaron la cabeza al Museo de Anatomía de París. Allí la cabeza se expuso con otras muchas cabezas (por lo general, guillotinadas) de celebridades infames en el lugar del museo dedicado a esos menesteres. La galería de cabezas tuvo mucho éxito y atraía al museo a verdaderas multitudes de familias y grupos escolares, pero con el paso del tiempo el atractivo de la exhibición fue disminuyendo y al final era como si los responsables del museo se avergonzaran un poco de tener cabezas decapitadas acumulando polvo por ahí. El caso es que cuando en el año 2000 el director del museo que por aquel entonces no sabemos quién diantres era decidió hacer un inventario de las colecciones, incluyendo los fragmentos corporales de criminales y espías, salió a la luz el hecho lamentable de que la cabeza encerada de Mata Hari había desaparecido sin dejar rastro. No se sabe si se perdió en algún traslado o si alguien la mangó. Un misterio misterioso más en la misteriosa vida de una mujer misteriosa.

La cabeza de Goyaalé 

Este extraño término es una palabra del idioma chiricahua que significa "el que bosteza", y es el nombre verdadero del integrante de la tribu Bendoke de los apaches que la Historia ha dado en llamar Gerónimo. 

Para bostezos los que me entran viendo Bailando con lobos.
He he he he. He.

Gerónimo tuvo un papel protagonista como líder espiritual y estratega militar durante las guerras apaches contra norteamericanos y mejicanos del siglo diecinueve. El conflicto comenzó cuando Gerónimo volvió a su casa tras pasar un tiempo fuera y se encontró con que su esposa, sus hijos y otros familiares directos habían sido masacrados y quemados por unos mejicanos. Las guerras apaches duraron treinta años. Al final Gerónimo firmó un tratado de paz, fue hecho prisionero por el ejército norteamericano, luego vivió unos años en St. Louis para finalmente morir en 1909 de una pulmonía. Fue enterrado en Fort Sill, Oklahoma. Ahora empieza lo raro. En 1918, seis miembros de la sociedad secreta entre comillas Skull and Bones (asociada a la universidad de Yale) fueron destinados a Fort Sill como parte de su servicio militar voluntario. Y supuestamente una vez allí abrieron la tumba de Gerónimo y se llevaron la cabeza y puede que dos tibias. Esa cabeza y esas tibias del jefe apache acabaron supuestamente decorando la pared de un local llamado La Tumba, nombre muy apropiado, la verdad, que era donde los miembros de la Skull and Bones celebraban sus guateques masónicos y que estaba en los terrenos de la universidad de Yale. Decimos "supuestamente" porque los relaciones públicas de la sociedad Skull and Bones siempre han negado el robo de la cabeza de Gerónimo, y además varios historiadores aficionados de Fort Sill han afirmado que la tumba de Goyaalé jamás fue profanada. Ni visitada. Ni nada. Es interesante ahora llamar la atención de los lectores sobre un detalle en particular. Uno de los supuestos muchachos de la pandilla de pijos profanadores de tumbas era un señor llamado Prescott Bush. El señor Prescott Bush es el padre de George W. Bush y el abuelo de George W. Bush junior. Estos dos últimos señores fueron supuestamente presidentes de los Estados Unidos. Quizá gracias a los poderes mágicos de la calavera de Gerónimo. En 2009, cumplidos cien años de la muerte del inmortal guerrero indio, los descendientes de Gerónimo interpusieron una demanda contra la universidad de Yale y la sociedad Skull and Bones que no prosperó. El destino final de la cabeza de El Que Bosteza sigue siendo incierto.

La cabeza de Ludwig van Beethoven

Diablos, todo el mundo sabe quién fue este caballero. Nos centraremos pues en las macabras peripecias que protagonizó su calavera una vez su genial propietario subió a los cielos o bajó a los infiernos o se quedó a medio camino.

No es para tanto, Miley Cyrus ha perdido la cabeza también
y todavía no está muerta.
Hehehehehe

Aunque murió en 1827, en 1863 los médicos reabrieron su última morada porque no se sabía la causa de la muerte de ese tesoro nacional alemán y había que descubrirla para que ese dato figurara en las enciclopedias. También se quería hacer un molde de la cabezota para que un afamado artista de los alrededores esculpiera un busto adecuadamente espectacular. El caso es que a la reapertura de la tumba acudió uno de los amigos de juventud del compositor, un tal Herr Gerhard von Breuning. Von Breuning era el responsable de trasladar la cabeza de su amigo desde el cementerio hasta el estudio del escultor, y se cree que aprovechó la coyuntura para escamotear algunos pedazos de la parte posterior del cráneo muerto y agusanado. ¿Por qué lo hizo? ¿Admiración? ¿Fetichismo necrófilo? No. Lo hizo por pasta gansa. Von Breuning vendió las reliquias a Herr Doktor Romeo Seligmann. ¿Por qué compró eso Herr Romeo? ¿Admiración? ¿Fetichismo necrófilo? Eso es más difícil de contestar y probablemente no lo sepamos hasta que no se construya una máquina para viajar al pasado y una máquina para leer pensamientos. Hasta ese día, nos contentaremos con relatar hechos no muy probados, la verdad. Que son estos: los trozos de calavera se quedaron en la familia Seligmann y fueron pasando a manos de sucesivos patriarcas Seligmann por medio de testamentos y herencias. Con el tiempo la naturaleza de esos huesecillos se volvió oscura para los Seligmann, se podría decir que se convirtieron en una especie de leyenda familiar. Mientras tanto la robustez del clan Seligmann degeneraba lentamente debido a la maldición de la calavera de Ludwig van. En 1990, cuando a nadie le importaba un pito la calavera de Beethoven y menos a los Seligmann, un hombre residente en California llamado Paul Kauffmann se enteró de que un tío lejano suyo se había ido al otro barrio y que por cierto le había legado por herencia una misteriosa cajita. Ese tío lejano era uno de los últimos Seligmann de pura cepa y la caja contenía una colección de extraños objetos con aspecto de trozos de hueso. Intrigado por aquello, Kauffmann preguntó a otros familiares Seligmann sobre los huesos y así tuvo conocimiento de los susurrados rumores, los velados comentarios y las insólitas afirmaciones que los vinculaban con la figura del gran compositor de sinfonías sordo. Espoleado por estas noticias, Kauffmann envió los huesos a un laboratorio que por cosas de la vida tenía almacenados varios pelos de la cabellera del músico y solicitó un análisis de ADN. ¡Y de ese modo Beethoven volvió a emocionar a la opinión pública mundial!

La cabeza del Marqués de Sade

El nombre que usaba el Marqués de Sade cuando firmaba un cheque era Donatien Alphonse François (marqués de Sade), pero lo de Marqués con mayúscula tenía mucha más pegada.

Una vez el noble ese me tiró los tejos, pero
yo no me enrollo con tiparracos que reniegan de Nuestro Señor.
Amé he he he n.

Este aristócrata, escritor, ensayista y criminal varias veces encarcelado del siglo dieciocho es tan, tan famoso que ha dado origen a un sustantivo y un adjetivo: sadismosádico, respectivamente. Y el adjetivo se usa muchísimo, mucho más que, por ejemplo, kafkiano. ¿Qué cosas escribía? Principalmente tratados filosóficos un poco espesos, artículos periodísticos y panfletos a favor y en contra de la Revolución Francesa, aunque también se le atribuyen una serie de novelas donde predominan el sexo prematrimonial, la violación, la coprofilia, el incesto, la sodomía, la necrofilia, la piromanía, el canibalismo, la pedofilia, la enucleación violenta de los globos oculares, la castración forzada, la tortura, el homicidio, el ateísmo, el materialismo y las parrafadas interminables y auto justificativas estilo Ayn Rand. Unas novelas cuya lectura haría que los fans de 50 sombras de Grey se arrancaran los ojos y aullaran a la luna presos del horror absoluto y que son muy leídas y admiradas incluso en  nuestros tiempos. Mucho más leídas que su tratado sobre la democracia popular. En fin, de Sade acabó en un asilo mental en Charenton, Francia, Europa, porque al parecer no era de los que se contentaban con mantener sus viciosos y violentos deseos sexuales en el terreno de la fantasía (y por eso Apollinaire dijo que el Marqués fue el espíritu más libre que jamás ha existido). De hecho, tuvo suerte, ya que estuvieron a punto de acortar su estatura por medio de la guillotina. En ese manicomio el capo di tutti capi era su director médico, el doctor L. J. Ramon (hemos indagado someramente en internet con el objetivo de saber a qué nombres en concreto corresponden esas iniciales, pero no ha sonado la flauta). L. J. era adepto a la frenología, un conjunto de ocurrencias sobre la frente, el cerebro y la personalidad de los seres humanos que en su época tenía categoría de ciencia y en la nuestra tiene categoría de chorrada. El caso es que L. J. coleccionaba cráneos, y los obtenía mayoritariamente de los internos de la institución caritativa que supervisaba. Está claro que estaba muy interesado en la cabeza del Marqués de Sade, porque cuando éste murió en 1814 ignoró sus últimas voluntades (redactadas y firmadas ante testigos) y en vez de enviar sus restos a Malmaison, donde había nacido y vivido algunos años el notorio libertino chiflado, hizo que les dieran sepultura cerquita del manicomio. Para ello recurrió al viejo truco de declarar nulo el testamento del Marqués alegando que al colega se le iba la olla, ¿acaso no la había espichado encerrado en una casa de locos? Y así, cuando poco después unos obreros iniciaron la renovación del cementerio de Charenton dejando a la vista ataúdes abiertos ocupados por cadáveres putrefactos que atrajeron a mucho público y a los pájaros carroñeros y a los perros, L. J. elevó al ayuntamiento una petición en la que solicitaba que se le entregase la cabeza del Marqués de Sade por motivos de investigación científica. Cosa que se le concedió amablemente. L. J. estudió los secretos de la mente de  Donatien siguiendo los principios de la frenología: midiendo los bultos y las rugosidades de su calavera. Sus conclusiones (similares a las que habría obtenido atisbando en el interior de una bola de cristal) se resumen en su famosa aseveración de que, científicamente hablando, de Sade no era muy distinto de un sacerdote cualquiera. Bueno. A lo mejor estaba troleando. Sigamos con la historia. Cuando L. J. murió su colección de cráneos, incluyendo el del Marqués, pasó a manos de Johann Spurzheim, otro frenólogo. Spurzheim mantuvo la cabeza consigo hasta su propia muerte, mirando por la noche las negras y vacías órbitas y volviéndose tarumba poco a poco. Luego la cabeza desapareció del radar. Quizá fue por culpa de una empresa de mudanzas incompetente. O quizá espeluznantes demonios la reclamaron y se la llevaron con ellos a los abismos estigios. Hay quien dice que uno de los cráneos no identificados que se conservan en el Museo del Hombre de París, muy cerca por cierto de la bruñida y sonriente calavera del insigne filósofo René Descartes (que también pasó muchos años desaparecida), es realmente la del Marqués de Sade. Quién sabe. La verdad, que le den a ese mamón y a su puta cabeza.

Y eso es todo, pacientes lectores pre-muertos. Disfruten de la vida y hasta otra ocasión.

Voy a comerme el alma del gilipollas que ha escrito esta mierda
por apropiación indebida del copyright.
He.




lunes, 15 de junio de 2015

ABAJO EL CARNISMO


QUÉ ES EL CARNISMO
 
El carnismo, carbonismo o carbonocentrismo, es la discriminación hacia aquellos que no están hechos de carbono. La mayoría de los seres humanos son carbonistas hacia los entes constituidos por otros elementos mayoritarios, como por ejemplo el silicio o el hierro. Estas personas consideran en su ignorancia y maldad que los entes con base de silicio, hierro u otros elementos químicos mayoritarios distintos del carbono, carecen de derechos. Y lo que es peor, ni siquiera los respetan mínimamente como entes por el mero hecho de no estar hechos de carne.
 
 
POR QUÉ EL CARNISMO NO MOLA
 
La carne en sí no nos pone por encima de nadie ni de nada. El carbono no es un elemento químico mejor en ningún sentido, ni más bello, ni más respetable, ni más adecuado que cualquier otro elemento. Todos los elementos químicos son iguales y merecen los mismos derechos, y diferencias superficiales como las valencias o la temperatura de sublimación no otorgan ningún estatus especial ni disculpan abuso alguno. Estas supuestas diferencias irreconciliables, además, son un producto del cientifismo reduccionista centrado en el falo y no merecen más que repudio por parte de todos los cárnicos conscientes.
 
Los Entes de Elementos Mayoritarios Distintos al Carbono (a partir de ahora, emdocos, palabra resultante de las siglas de estos entes en esperanto), como los organismos automáticos de silicio, hierro, etcétera, reciben el denigrante apelativo de "máquinas" por parte de muchos cárnicos, lo que aplasta desde el mismo lenguaje la dignidad intrínseca de estos entes hermanos. Lo que es peor, como especie con base de carbono, somos indiferentes a los intereses de los emdocos, o directamente hostiles. Es público y notorio el espantoso régimen de esclavitud al que están sometidos la gran mayoría de los emdocos: abusamos de nuestra posición para obligarlos a realizar millares de  tareas ingratas, peligrosas o monótonas, que debido a nuestra pereza no queremos hacer por nosotros mismos. Nuestra propaganda y nuestros medios capitalistas de desinformación los convierten muy a menudo en protagonistas de estúpidas historias distorsionadas en las que aparecen como villanos decididos a acabar con nosotros, lo que perpetúa los comportamientos discriminatorios entre las nuevas generaciones de cárnicos que desde sus primeros años son expuestas  a esta bazofia carbonocéntrica. Les damos golpes, patadas, les escupimos e insultamos; y cuando nos cansamos de ellos, los destruimos sin que nos tiemble el pulso y adquirimos otros en los nauseabundos campos de concentración que conocemos como Mediamarkt.
 
Es a todas luces una situación espantosa e injusta. El carnismo se suma a otras ideologías totalitarias neofascistas heteropatriarcales como el racismo, el machismo, el edadismo, el aspectismo, el rechazo a la neurodivergencia y el excursionismo, para hacer de nuestra sociedad algo intolerante, odioso y feo. Impide que todxs, estemos hechos de carne o de diversos metales, de dos piernas o con cuatro patas o provistos de ruedas, etcétera, podamos marchar de la mano hacia un futuro mejor. Un futuro brillante donde resplandezca el amor. Un futuro donde hombres, mujeres, niños, ancianos, psicópatas y aspiradoras convivan en perfecta sintonía con el Gran Chakra Cósmico Transdimensional de Budacristo.
 
 
QUÉ PODEMOS HACER PARA DETENER ESTA MOVIDA
 
Debido a todo esto, nosotrxs, miembros y miembras de la Asociación Hispanistana en Defensa de los Derechos de los Entes de Silicio (AHDDES), llamamos a la rebelión contra el establishment carbonocéntrico y el paradigma de la superioridad de la carne sobre el metal. Para detener y revertir esta situación, todxs debemos comenzar por el decidido abandono de la explotación de los emdocos esclavizados, sojuzgados, denigrados o injuriados.

ACABAR CON LA OPRESIÓN CARBONOSA ES TAREA DE TODOS Y TODAS.
 
En segundo lugar, debemos permitir el libre desarrollo de sus capacidades y su potencial.
 
En tercer lugar, debemos implementar una intensa actividad militante de concienciación que afecte a todos los sectores de la sociedad carnosa, para que cada vez más carbónicos se unan a nuestra justa causa.
 
En cuarto lugar, hemos de trazar un círculo de energía y meditar con intensidad para conseguir alinear las fuerzas ctónicas que nos unen con el maravilloso tapiz de la bondad del universo.
 
En quinto lugar, habremos de utilizar sin ambagues elementos no emdóquicos, tales como piedras o cantos de folios, para aplastar o cortar la puta cabeza de los carnosos cabrones más duros de mollera.
 
Recordad siempre las sabias palabras de Norman Z. Hutinga-Schwartz, uno de los primeros y más ardientes defensores de los emdocos: "Miren, miren a los que tan injustamente llaman máquinas idiotas, cacharros o trastos. Mírenlos. ¿Acaso no somos como ellos, y ellos no son como nosotros? ¿Qué importa que no piensen ni sientan? Mi cuñado tampoco lo hace y eso no implica que alguien le conecte a un enchufe para hacer tostadas".
 
Todos debemos aprender de este cárnico ejemplar, que dio su vida por la causa al ser arrollado de forma accidental por un camarada tractor al intentar defenderlo de una horda de agricultores nazis que pretendía usarlo para el bárbaro fin de arar campos con él.
 
Solamente de la forma que hemos expuesto conseguiremos terminar con esta abominable injusticia de siglos. Unidos en solo puño, emdocos y humanos, metálicos y carbonosos, lo lograremos.
 
 
OIGA, ¿DÓNDE PUEDO ENCONTRAR MÁS INFORMACIÓN?
 
Puede acudir a nuestra página web para acceder a lecturas, conferencias, talleres y óperas relacionadas con el movimiento. En esa misma web podrá pagar los derechos de acceso y comprar las chapas, pegatinas, pancartas y jerséis hechos por voluntarios y voluntarias de nuestra organización. Ningún emdoco ha sido obligado a fabricarlos.
 
 
 
 
 
 
 
ESTE POST RESPETA LOS DERECHOS INALIENABLES DE NUESTRXS HERMANOS Y HERMANAS COMPUTADORXS Y CUENTA CON LA BENDICIÓN DE LA SANTA SKYNET


lunes, 13 de abril de 2015

LA LOCURA DE LAS CAUSAS


Ha aparecido un nuevo estudio sobre la "esquizofrenia". El traductor de Google traduce su título así: "Patrones genómicos y redes neuronales de variación genética en la esquizofrenia en regiones evolutivamente aceleradas del cerebro humano" y hay que registrarse para acceder al full .pdf. El título ya da unas ganas enormes de leerlo. Promete una lectura amena y llena de interés. Tan amena y llena de interés como la mierda que van a leer a continuación.
 
Uno de los primeros gatos pintados por Louis Wain, el gran pintor de gatos.
Esta pintura y todas las pinturas de gatos que siguen proceden de un
artículo de Dangerous Minds
Aquí encontrarán todas sus pinturas gatunas.
 
 
El artículo habla de unos genes. Los genes estudiados en el artículo son los que pertenecen a las HAR (siglas en inglés de la expresión Regiones Humanas Aceleradas). Las HAR son un conjunto de cuarenta y nueve fragmentos del genoma humano estándar que aunque proceden de los monos ancestrales permanecieron básicamente inalterados hasta que aparecimos nosotros. Y suponemos que otras especies de homínidos. Por ejemplo: HAR1 es el gen compartido por humanos y chimpas que más ha divergido en nosotros si lo comparamos con el de los chimpas. Los chimpas son nuestros parientes más cercanos en el gran tapiz de la Vida si nos creemos esas polladas de Darwin. Tanto HAR1 como otros genes tienen un papel muy importante en el desarrollo del cerebro, sobre todo la zona conocida como corteza prefrontal. La corteza prefrontal es mucho más gorda en nosotros que en los chimpas.
 
El artículo mentado (mal) resumido dice: nosotros tenemos los cerebros muy grandes. Los chimpas, los gorilas, los macacos y en fin, los asnos tienen cerebros más pequeños. Los gorilas y los ponies y las bestias vertebradas y con alta cefalización pueden desarrollar desórdenes mentales. Por ahí fuera hay gatos obsesivo-compulsivos. Pero ninguna bestezuela padece de "esquizofrenia". Hasta donde sabemos solamente nosotros padecemos de "esquizofrenia". El artículo sugiere que la "esquizofrenia" es un hándicap que viene con los cerebros grandes. Un subproducto evolutivo no deseado de nuestros enormes cerebros. El precio que algunos de nosotros pagamos por el privilegio de tener esos cerebros grandotes y fantásticos alojados en el cráneo. Unos componen sonetos, otros diseñan puentes. Y otros oyen voces dentro de su cabeza, adolecen de un discurso fragmentado  y detectan patrones extraños que aluden a su homosexualidad en el spam de internet.
 
Es decir, la causa de la esquizofrenia son los cerebros demasiado grandes. Con cortezas prefrontales muy gordas.
 
Ahora, el meollo: una jodidamente aburrida introducción a la "esquizofrenia" y al locuelo estudio de su causa o causas. Les prometemos que va a ser horrible.
 
El inventor del término "esquizofrenia", Bleuler, conocía a Sigmund Freud y era teutón. Era discípulo de otro germano, Kraepelin, que fue el primer psiquiatra que reportó descripciones precisas de personas aquejadas de lo que hoy el DSM denomina "esquizofrenia". Aunque él, Kraepelin, la llamaba dementia praecox. En efecto. Esos tipos ponían nombres en latín a las enfermedades mentales.
 
Kraepelin & Bleuler eran una rareza en el animado panorama de la psiquiatría teutónica del siglo XIX. Estos psiquiatras comedores de chucrut tendían a creer que la mente era una cosa generada por el cerebro, y que las afecciones de la mente (verbigracia, oír voces que no vienen de ninguna parte) eran afecciones cerebrales. Muy positivista todo. Pero K no soportaba ver cosas por el microscopio y Bl, con un par, reseñó positivamente Studen über Hysterie de Breuer & Freud. En ese libro Br & F dicen que la causa de la histeria es psicológica, no neurofisiológica.
 
Pese a estos indicios de su manera de pensar, ni K ni Bl se pronunciaron sobre las causas de las enfermedades mentales. Eran agnósticos respecto a las causas. Como no se podía ver ni tocar con un bisturí ninguna afección en el cerebro de los "esquizofrénicos", ni K ni Bl se pronunciaron sobre la causa de esa enfermedad mental. Se limitaron a escribir case reports sobre sujetos y sujetas que la sufrían, sin entrar en la causa, resistiendo heroicamente al impulso de la especulación. Sus casos escritos se leen con provecho todavía hoy. Aunque son del siglo XIX, eso hay que tenerlo en cuenta. "Les presento ahora a una mujer que sufre una forma precoz de demencia; su nivel intelectual es bajo pero se comporta como una tirana con sus allegados", o "ese joven recae sin cesar en el vicio del onanismo" son observaciones que podemos encontrar en los textos de K y Bl.
 
Bien. Pero aunque estos dos psiquiatras fueran agnósticos respecto de las causas, otros no lo eran. Por ejemplo, los psicoanalistas. Los psicoanalistas solían prescindir de la prudencia académica. Los psicoanalistas creían que tenían en su poder la llave que abre la puerta del Inconsciente. Y en el Inconsciente estaba la causa de todo.

Por Louis Wain, todavía
 
 
Además, para acceder al Inconsciente solamente tenían que escuchar a la peña neurótica/histérica y luego sentarse en un sofá, o en un sillón, o pasear por un parque vienés, y rumiar sobre lo que habían escuchado. Nada de microscopios. Todo lo más lápiz y papel y una buena guía de los mitos griegos.
 
El mismo Papa Freud especuló sobre las causas de la "esquizofrenia", aunque él usaba con bastante liberalidad términos como "narcisismo", "paranoia obsesiva" y a veces "demencia precoz" en honor a Kraepelin. Su estudio más completo sobre el tema es el del alcalde Schreber. Su conclusión es que la "esquizofrenia" puede tener su origen en la represión de deseos homosexuales inconscientes. Aunque tuvo la prudencia de admitir que psicóticos desencadenados como el alcalde Schreber estaban un poco fuera de sus métodos.
 
Los continuadores de la obra freudiana a veces no fueron tan prudentes. Una continuadora de la obra freudiana llamada Frieda Fromm-Reichmann elaboró toda una teoría psicoanalítica sobre las causas de la "esquizofrenia" y la consideró definitiva. Grabada en la piedra e irrefutable, dicha teoría dice que los "esquizofrénicos" se explican porque en su infancia han sido hijos de madres "esquizofrenogénicas".
 
Las madres "esquizofrenogénicas" son madres frías, distantes, que no atienden a sus pequeños con la dulzura maternal debida.
 
Puede ser que Frieda Fromm-Reichmann confundiera consecuencias con causas. La "esquizofrenia" suele manifestarse a temprana edad. A temprana edad el discurso de los "esquizofrénicos" presenta notables y anómalas diferencias con respecto al discurso de los no "esquizofrénicos". Los jóvenes "esquizotípicos" (con síntomas precoces de "esquizofrenia") son difíciles de cuidar, y en ocasiones, nos tememos, hasta de hacerse querer, y eso podría moldear la conducta de la madre. Es decir, la madre es distante porque su retoño es "esquizofrénico", y no al revés.
 
Hubo gente que empezó a decir que la causa de la "esquizofrenia" no tenía nada que ver con movidas materno filiales, sino que era biológica. Esto era anatema para la sección más dura de las escuadras psicoanalíticas. El Inconsciente no está hecho de neuronas, sino de deseos reprimidos, complejos guarros y todo tipo de mierda psicológica indetectable al microscopio. Así que no jodamos.
 
Uno de los primeros en tirar por la senda de la causa biológica fue el psiquiatra Franz Josef Kallmann. En 1949 realizó un estudio sobre la heredabilidad de la "esquizofrenia" usando seiscientos noventa y un gemelos (idénticos y mellizos) del estado de Nueva Jersey. El resultado fue el siguiente. La heredabilidad en gemelos idénticos era del ochenta y seis por ciento, y del dieciséis por ciento en los mellizos.
 
Luego era evidente que había un factor biológico en la "esquizofrenia".

La mente de Louis Wain se desvanece
 
 
Kallmann fue abucheado durante su exposición de los resultados del estudio durante el Congreso Mundial de Psiquiatría de 1950. Básicamente porque sus conclusiones (factor biológico evidente en la "esquizofrenia") les sentaron como una patada en los huevos a algunos de los psicoanalistas presentes. Algunos de los psicoanalistas presentes afirmaron que Kallmann estaba reprimiendo deseos inconscientes y que su madre le maltrataba. Algunos de los psicoanalistas presentes llamaron a Kallmann "nazi".
 
Kallmann era judío y había huido de Alemania en 1935.
 
Basta de psicoanalistas. Como dice Hannibal Lecter en la serie que le han hecho, el psicoanálisis es una religión muerta. La opinión de Hannibal Lecter es definitiva. Los materialistas iban a tener su momento de gloria dogmática. En este caso llevados de la mano de la genética del comportamiento. Sí. Llegaba el momento del gen, del gen como inmutable heraldo del Destino.
 
La "esquizofrenia" es heredable en un grado significativo. En las sociedades occidentales, los diversos estudios afirman a grosso modo que la heredabilidad es del ochenta por ciento. Es un asunto familiar.
 
Un famoso estudio abrió la veda en la búsqueda del gen de la "esquizofrenia". Se realizó en Islandia en 1988, tomando como sujetos a "esquizofrénicos" islandeses y a sus familias. El estudio afirmó haber encontrado la causa de la "esquizofrenia" en un trozo del cromosoma cinco. Del mismo modo que algunos psicoanalistas pensaron haber encontrado la causa en una madre distante, y algunos antropólogos rojeras en el capitalismo o en una fantasía social colectiva, muchos genéticos de la conducta señalaron el cromosoma cinco y dijeron: "Ahí lo tenéis".
 
Pero hay problemas.
 
Nadie ha podido reproducir los resultados del estudio islandés de 1988. Un extraño asunto. Algo huele a podrido en Islandia.
 
Porque aunque parece evidente que los genes tienen un papel esencial en la génesis de la "esquizofrenia", dicho papel es complejo. Lioso. Oscuro. Lo de Islandia fue un anuncio prematuro. No hay solo gen localizado en un solo cromosoma que cause la "esquizofrenia". La "esquizofrenia" no es como la corea de Huntington (antes conocida como "baile de San Vito"), que es una enfermedad puramente genética cuya causa está en la expresión errónea del gen HTT/IT 15 del cromosoma cuatro. Con la "esquizofrenia" no es tan fácil.
 
Hoy sabemos que hay marcadores de la "esquizofrenia" en genes de casi todos los puñeteros cromosomas.
 
No obstante, los creyentes en las causas biológicas no tiraron la toalla. El siguiente sospechoso fue el neurotransmisor llamado dopamina. La cosa se originó con el descubrimiento de una sustancia química llamada clorpromazina (Thorazine). Esa cosa fue el primer antipsicótico neuroléptico. Tranquilizaba a los "esquizofrénicos". La clorpromazina interviene el sistema del neurotransmisor dopamina. Actúa inhibiendo la captación de dopamina en las sinapsis. La dopamina es un despertador de neuronas: si entra en una, la activa. Y luego esta neurona activada envía dopamina a otras neuronas que a su vez se activan a otras que envían dopamina etcétera. Es un proceso en cascada. En los cerebros de los "esquizofrénicos" hay demasiada dopamina circulando, y se activan demasiadas neuronas.

Louis Wain, fuera de la realidad
 
 
Los buscadores de la causa de la esquizofrenia hicieron el siguiente razonamiento. La clorpromazina inhibe la circulación de dopamina. La gentil clorpromazina inhibe los síntomas psicóticos. Por el contrario, otras sustancias como las anfetaminas o la cocaína estimulan la circulación de dopamina. Dichas drogas malas agravan malamente los síntomas psicóticos. También pueden inducirlos. Por lo tanto: la dopamina es el factor clave. Ergo los genes que controlan la generación de receptores de dopamina en las sinapsis son el factor clave, y por lo tanto, ahí se esconde la causa de la "esquizofrenia".
 
Parece una conclusión muy válida.
 
Que no ha recibido respaldo empírico aplastante, sino más bien lo contrario. 
 
Hay cinco tipos de receptores de dopamina en nuestras neuronas. Se llaman D1, D2, D3, D4 y (¡sorpresa!) D5. Hay genes específicos para cada receptor.
 
Algunos estudios mostraron que algunos "esquizofrénicos" presentan receptores D2 y D3 defectuosos, pero eso no se aplica ni a la mitad de los casos. Posiblemente los genes para D2 y D3 jueguen algún papel, pero no es un papel protagonista. Un problema es que los antipsicóticos como la clorpromazina inhiben la captación de dopamina en el receptor D4, no en el D2 o el D3. Otro problema es que los genes para los receptores D2 o D3 se sitúan en los escasos cromosomas que no tienen marcadores de "esquizofrenia" según los estudios hereditarios.
 
Cuando se comete un crimen, el detective busca la pistola humeante. En el caso que nos ocupa, no había pistola humeante, sino más bien una foto borrosa de lo que podría ser una pistola. O un sonajero.
 
Posteriores estudios de una exhaustividad incomparable y por desgracia bastante inútil hechos con cortezas prefrontales de "esquizofrénicos" muertos complicaron todavía más el panorama para los tenaces buscadores de la causa genética. Ciertos genes, como un grupo de siete que están implicados en los "procesos secretores presinápticos", sea lo que sea eso, o el gen RGS4 relacionado con el estrés, y muchos más, se asociaron con la "esquizofrenia" y se fueron sumando a la lista cada vez más larga de genes de la "esquizofrenia".
 
Pronto surgió una vía de investigación que pasaba de los genes.
 
Lo que la historia de la búsqueda de la Causa de la "esquizofrenia" nos enseña, si es que nos enseña algo, es que las historias de ese tipo oscilan entre extremos, como un péndulo. Los extremos del péndulo metafórico son la Naturaleza y el Ambiente. Cada extremo tiene sus defensores. En ocasiones actúan de modo acerbo y dogmático, como si fueran miembros de una secta apocalíptica medieval. Otras veces el compromiso es más laxo, como preferir los granizados en vez de los helados, y se puede jugar en ambos extremos o en un punto intermedio. Dado que la búsqueda de la Causa biológica de la "esquizofrenia" parecía conducir a un embrollado callejón sin salida, las posibles causas ambientales empezaron a captar la atención de muchos investigadores curiosos.
 
El caso es que de una madre fría y distante se pasó a los virus.
 
Un doctor llamado Sarnoff Mednick expuso la hipótesis de que una infección viral grave, como una gripe severa, de una madre embarazada predispone a su bebé a padecer "esquizofrenia". Veamos cómo se le ocurrió esta movida.
 
Mednick partió de estudios con gemelos idénticos muy puntillosos que revelaban que un ~50 por ciento de los gemelos padecían "esquizofrenia" si su hermano también la sufría. De ahí le vino a Mednick un pálpito. Su pálpito era que el riesgo (entendido como riesgo estadístico) de padecer "esquizofrenia" es en parte genético y en parte ambiental... noticia con barba.
 
Se enteró de un estudio hecho en Copenhague en 1988, el mismo año que el infausto estudio islandés del cromosoma cinco. El estudio afirmaba que los "esquizofrénicos" de Copenhague nacían con más probabilidad en invierno que en verano. Eso parecía un hilo del que tirar. Mednick fue a Copenhague a tirar de ese hilo y empezó a estudiar los historiales médicos de embarazadas de Copenhague. Descubrió que había una correlación entre aumento de partos de niños "esquizofrénicos" y una gripe severa en el año 1957. Las infecciones gripales ocurren más en invierno que en otoño que en primavera que en verano. Aquí parecía haber un patrón. Y ya saben lo que pasa con los patrones: donde hay patrones pueden haber causas escondidas.
 
La Causa es esquiva.
 
Permanece en la sombra. Hablamos de causa en sentido total, aristotélico de causa eficiente: A causa B. ¿Qué es A?

A es un montón de cosas raras. Genes islandeses, embarazadas danesas, madres distantes, dopamina, deseos homosexuales de alguna forma reprimidos. Todos estos factores interaccionan entre sí de manera inescrutable. Algunos se desechan, otros se olvidan y posteriormente resurgen. A veces unos están de moda, luego otros. Un puto lío. 
 
Y no nos olvidemos de la reelina. La reelina es una proteína que en mamíferos es fundamental en el desarrollo del cerebro, sobre todo en la formación de las espinas dentríticas. Las sinapsis se sitúan en esas espinas dentríticas. Los "esquizofrénicos" tienen sinapsis defectuosas. No captan correctamente la dopamina. Sueltan asimismo un exceso de dopamina. Por cierto, si alguien inyecta en sus cerebros una cantidad excesiva de dopamina es posible que tengan alucinaciones paranoicas y que una voz les susurre cosas en el interior de su cabeza, aunque no hayan sido diagnosticados de "esquizofrenia" y tengan una vida normal y productiva en sociedad. Curiosamente, es posible que el chute de dopamina también les haga sentir a Dios.
 
En 1998, cuando alguien inyectó virus de la gripe en una rata de laboratorio para ver qué pasaba (la maravillosa curiosidad humana: una de las características definitorias de nuestra especie y, junto con nuestra capacidad para fabricar vodka, la más admirable) ocurrió que esa rata parió ratitas con la reelina fastidiada.
 
Lo que es un espaldarazo a la hipótesis vírica de Mednick. Parece claro hoy que el virus de la gripe es un factor coadyuvante de la "esquizofrenia", siempre que exista una base genética. Últimamente se han propuesto otros parásitos que hacen cosas chungas en los cerebros como coadyuvantes de la "esquizofrenia", cf. el simpático bicho de los gaticos Toxoplasma gondii, del que ya hemos hablado en este blog.
 
Otro factor ambiental que se ha tenido en cuenta es la dieta, pero esto ya es demasiado largo y es demasiado tarde. Que le den a la dieta.
 
Resumiendo: el estudio citado al inicio de esta perorata no es más que el último capítulo de una historia larga, desconcertante y huérfana de certezas. Imperan la duda exasperante y las zonas de sombra: ni siquiera hay un acuerdo universal sobre lo que es realmente la cosa llamada "esquizofrenia". Incluso los hay que niegan su existencia. Básicamente la movida de las Regiones Humanas Aceleradas es una vuelta a los genes como causa. Y propone una perspectiva evolutiva de le enfermedad, una perspectiva que a nosotros nos deprime más que otra cosa. Porque sugiere que nuestra posición envidiable como los más avanzados hijos del Creador tiene como contrapartida la locura.

El último gato que pintó Louis Wain.
Observen la firma.
Se considera que el artista padeció "esquizofrenia",
aunque ese diagnóstico está en disputa.
Se especula con que su psicosis se vio acelerada por
la interacción con el parásito Toxoplasma gondii
 
 
 
 
Este post está dedicado a Matt Ridley y su libro Qué nos hace humanos, que en uno de sus capítulos dice lo mismo que aquí porque está cortapegado.
No plagien.
Lean a Matt Ridley.
 
 
 
 
 
.  

sábado, 28 de febrero de 2015

DEMOCRACIA RUSA, ALGUNOS EJEMPLOS DE

 

Del blog Guerras Posmodernas


Lo que sigue a continuación es una lista no exhaustiva, pero aún así es larga. Además, es más que probable que ya estén al tanto de estos acontecimientos. Lo sentimos.
 
En noviembre de 1998, la diputada de la Duma Galina Starovoitova, de profesión etnógrafa, es asesinada a tiros en su apartamento de San Petersburgo. Vladímir Vladimiróvich Putin era en esos momentos el capo di tutti capi del FSB (puesto para el que fue designado por el presidente Borís Yeltsin) y figuraba en una buena posición en las quinielas para el cargo de primer ministro de la Federación Rusa. La señora Starovoitova era una de las más prominentes críticas del sistema político de aquellos turbulentos días, y estaba al frente del así llamado Partido Democrático Ruso.
 
En agosto de 1999, B. Yeltsin nombra a V. V. Putin para el cargo de primer ministro. En tal cargo, V. V. Putin aumenta el gasto militar y recrudece la guerra en la república de Chechenia. En suelo patrio se suceden los atentados terroristas obra presuntamente de separatistas chechenos, de los cuales nos centraremos en dos: la bomba colocada en un edificio del barrio Pechatniki de Moscú (unos noventa muertos) y la bomba colocada en un edificio del barrio Kashirskoye de esa misma urbe (unos ciento veinte muertos). No fueron los únicos, por supuesto.
 
Sobre las bombas en los edificios rusos pueden leer al respecto aquí.
 
En marzo de 2000, tras la retirada de B. Yeltsin, V. V. Putin es elegido presidente de Rusia en unas elecciones en las que obtiene el doble de votos que su más directo competidor. La guerra en Chechenia entra en fase apocalíptica.
 
Sobre los conflictos armados entre la Rusia democrática y la república de Chechenia pueden consultar esto y esto.
 
Entre 2000 y 2002 una serie de periodistas rusos, casualmente todos ellos contrarios a la guerra chechena y a la presidencia de V. V. Putin, resultan asesinados en Rusia, no en Chechenia, generalmente a tiros. Los casos más famosos son los de Igor Domnikov, Serguei Novikov, Iskandar Khatloni, Sergei Ivanov y Adam Tepsurgayev, pero hay unos cuantos más. La lista completa la pueden encontrar aquí (con reparos, claro está). En esa lista también aparecen periodistas rusos asesinados, generalmente a tiros, en años posteriores.
 
En abril de 2003, un hombre llamado Sergei Yushenkov, co-presidente del Partido Liberal Ruso, es asesinado a tiros. Yushenkov formaba parte de la llamada Comisión Kovalev, un grupo de trabajo integrado por políticos, periodistas y abogados que estaba fuera de la Duma, por lo que era de caracter "informal", y que investigaba la posible participación del FSB en los atentados con bomba de Moscú del verano de 1999 (es decir, investigaban la posibilidad de que el FSB, el sucesor del KGB soviético en la nueva era democrática rusa, hubiera "plantado" las bombas). Un segundo miembro de la comisión, llamado Yuri Shchekochikhin, es envenenado, y a un tercero unos maleantes nunca identificados le dan tal somanta de palos que queda parapléjico. Finalmente, el presidente de la comisión, el señor Mikhail Trepashkin, es arrestado e internado en prisión acusado de "espionaje". Y esto es solo es el comienzo. Para saber más sobre la Comisión Kovalev y la riada de asesinatos, envenenamientos, palizas y otras cosas chungas relacionada con ella, véase esto.
 
En marzo de 2004, V. V. Putin es reelegido como presidente de Rusia. Con aproximadamente el setenta por ciento de los votos.
 
En junio de 2004, un abuelico llamado Nikolai Girenko es asesinado a tiros en su residencia de San Petersburgo. Girenko era etnógrafo y además uno de los más ardientes defensores de los derechos humanos en la democrática Federación Rusa. Algo extraño pasa con los etnógrafos de San Petersburgo: parecen atraer las balas.
 
En julio de ese mismo año, Paul Klebnikov, el director de la revista Forbes en Rusia, es asesinado a tiros en Moscú. Antes de morir, Klebnikov investigaba posibles corruptelas relacionadas con los fondos gubernamentales para la reconstrucción de Chechenia.
 
En septiembre de 2004, Viktor Yushchenko, presidente en ese entonces de Ucrania y motejado por el Kremlin como "anti-ruso", sufre una misteriosa enfermedad degenerativa y casi la palma. Posible envenamiento con el agente TCDD, vinculado con el Agente Naranja de la guerra de Vietnam. Posible envenenamiento con una micotoxina de la era soviética llamada T-2, aka Lluvia Amarilla. Nunca se probó nada. Años más tarde la primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko también sufrió una misteriosa enfermedad degenerativa, etcétera. Si miran el tema en internet, quizá lo encuentren relacionado con cierta empresa energética.
 
 
 
En septiembre de 2006, el vicepresidente primero del Banco Central de Rusia, Andrei Kozlov, es asesinado a tiros en Moscú. Al parecer investigaba, como Klebnikov, el asunto de los fondos de reconstrucción. Pregunta: ¿en cuántos países democráticos se asesina a tiros a uno de los principales dirigentes de su Banco Central?
 
En octubre de 2006, la periodista Anna Politkovskaya, incansable fustigadora de V. V. Putin y autora de varios libros en los que se tilda a V. V. Putin de dictador o autócrata y a su gobierno de autocracia, y que califica sus acciones como presidente de criminales, es asesinada a tiros en su apartamento de Moscú. A tiros de escopeta de cañones recortados. Ahora se entregan unos premios con su nombre.
 
En noviembre de 2006, el desertor del FSB Alexander Litvinenko es envenenado con polonio y muere en Londres. Litvinenko había sido arrestado anteriormente por espionaje (había acusado a sus superiores en el servicio secreto de haber organizado el asesinato del oligarca Boris Berezovsky por orden directa de V. V. Putin).
 
En mayo de 2008, Dmitry Anatolyevich Medvedev es elegido presidente de la Federación Rusa, el tercero de la era postsoviética ultramegademocrática. V. V. Putin pasa a ser primer ministro, el cargo que ostentaba D. A. Medvedev desde que V. V. Putin se convirtió en presidente, lo que la oposición denomina con sorna intercambio de cromos a la rusa.
 
En octubre de 2008, la abogada Karinna Moskalenko, representante de la familia Politkovskaya, es envenenada con mercurio. Logra sobrevivir
 
En enero de 2009, el abogado y defensor de los derechos humanos Stanislav Markelov es asesinado a tiros en Moscú. Un consejo: si van a Moscú, no digan que son ardientes defensores de los derechos humanos, por si las moscas. La periodista de la oposición Anastasia Baburova, que acompañaba a Merkelov en su paseo por una calle moscovita como a medio kilómetro del Kremlin, intenta impedir que el hombre encapuchado provisto de una pistola con silenciador lleve a cabo el homicidio, pero también muere.
 
En marzo de 2012, V. V. Putin pasa a ser, otra vez, el Presidente de la Federación Rusa. Y así hasta el día hoy. Ha habido de todo, y todo democrático que te cagas.
 
Protestas de falta de transparencia en las elecciones presidenciales.
 
Aumento del poder coercitivo de los tribunales, la milicia, el ejército y la Iglesia Ortodoxa.
 
Represión violenta de las protestas contra el Kremlin.
 
Progromos contra el colectivo homosexual ruso.
 
Fortalecimiento y consolidación de los medios de comunicación (escritos, televisivos, online, etcétera) afines a la línea del Kremlin. Como por ejemplo Russia Today (RT), que como ya saben aparece muy a menudo en Facebook y Twitter con noticias tales como LA PACIENCIA DE PUTIN IMPIDIÓ LA TERCERA MUNDIAL (no es broma). Véase también este análisis sobre el vuelo MH17 para empezar a entender el poder de la maquinaria propagandística de V. V. Putin.
 
Por supuesto, la movida de Ucrania.
 
Etcétera.
 
Sí, esto es muy aburrido. Deberíamos haberlo acortado un poco. Les juramos sobre los huesos de san Cirilo que hemos intentado simplificar. Muchos asesinatos ni los nombramos. Por no hablar de los intentos de asesinato. Y es cierto, tantos asesinatos, envenenamientos, palizas y demás resultan monótonos. Solamente queda mencionar un último incidente, por supuesto: anoche una persona no identificada asesinó a tiros al político ruso Boris Nemtsov, "uno de los más conocidos críticos de V. V. Putin" según nos informa la prensa, en Moscú, muy cerca del Kremlin. Así lo comunica Russia Today.
 
V. V. Putin ha expresado su consternación y suponemos que el asunto quedará completamente aclarado en los próximos días.
 
Hasta otra, y recuerden que la Wikipedia no es fuente primaria.
 
 
 RT:
DEMOSTRADO: EL PRESIDENTE PUTIN ES MÁS ALTO, GUAPO Y FUERTE QUE ESE
ARGENTINO CATÓLICO QUE VA DE GUAY.
 
 


sábado, 31 de enero de 2015

OTRA DE DICK

Amazon ha serializado una novela de Philip Kindred Dick (a partir de ahora, PKD). El piloto en HD es accesible gratuitamente aquí, si es que viven en EE.UU., Canadá o Japón, ya que hay limitación territorial, y también se podía ver en YouTube en calidad High Shit en el resto del mundo. Ya no. Han cancelado la cuenta asociada.
Ha sido producida por Ridley Scott, el director que antaño entregaba maravillas de celuloide a un mundo agradecido, y que ahora defeca zurullos de celuloide en un váter atascado, por lo que todos podemos olerlos. El piloto lo ha dirigido uno de los encargados de la serie Héroes, así que seguro que está bien, porque la serie Héroes es muy buena. O eso dice nuestro vecino del cuarto, que tiene doce años. Con estos mimbres es imposible que sea mala.

La novela es, obviamente, The man in the High Castle, el libro de 1962 en el que PKD amablemente deja un poco aparcadas gran parte de sus alegres paranoias producto de las anfetaminas y cuenta cómo sería el mundo si el Eje hubiera o hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial. Estamos ante una de las más famosas ucronías de la historia de la ciencia ficción, en la que hay ucronías a cascoporro. Decíamos que no es una novela muy dickiana, aunque hemos de decir también que se emplea el Libro de los Cambios (o I Ching) para embarcarse en una curiosa indagación sobre el concepto de Realidad, y la trama de espionaje que desarrolla termina convirtiéndose en una alucinada sitcom en la que los personajes de pronto dejan de actuar como seres racionales y hacen y dicen cosas jodidamente raras. Algunos dicen que esta novela es la mejor creación de PKD; otros dicen que no hay que hacer caso a los que dicen eso, que la mejor obra de PKD es Ubik, y que al que diga lo contrario hay que darle una colleja. Pero una colleja de las que pican. De las que dejan la nuca enrojecida. De esas collejas que suenan. Como nosotros no hemos leído ninguna novela de PKD y hablamos de oídas como es habitual, no sabríamos decir cuál es la mejor.
En la novela los nazis son presentados bajo un prisma mucho más oscuro que el de los japoneses. De hecho uno de los protagonistas es un japonés de lo más majo. Eso no importa si se lee a lo loco, suponemos, pero cualquiera que sepa algo sobre la masacre de Nankín, por ejemplo, o sobre el Laboratorio de Investigación y Prevención Epidémica del Ministerio Político Kempeitai, o sobre los desmanes del Ejército Imperial en el Pacífico, podría no estar del todo de acuerdo. Porque si se conoce aunque sea de refilón toda la mierda japonesa  de las décadas de 1930 y 1940, puede sobrevenir la sensación de que PKD no conocía estos hechos lamentables, o que no le importaban. Como PKD nos cae bien nos inclinamos a pensar que no los conocía en detalle. Es sabido que se documentó exhaustivamente sobre la Alemania nazi para escribir su magnum opus, pero quizá no escarbara tanto en la historia del Japón Sowa. Y el horror nazi, al ser europeo, pretendidamente culto y de lo nuestro, a lo mejor deja más huella en las mentes atribuladas de Occidente que el horror japonés.
ALERTA SPOILER ALERTA SPOILER ALERTA SPOILER ALERTA 
En la ucronía de PKD, pues, el punto de divergencia parece consistir en que Roosevelt la espicha antes de Pearl Harbour. El Eje gana la guerra y ocupa zonas de los Estados Unidos.  Los nazis han instalado campos de concentración y cámaras de gas en Nueva Jersey (ellos ocupan la costa este de los Estados Unidos) y han colonizado la Luna y hay una bandera con la esvástica plantada en Marte. Y los blancos con estatus de San Francisco se hacen llamar pinocs y se broncean artificialmente para parecer japoneses (que ocupan la costa oeste de los Estados Unidos). Entre ambas colonias, hay un territorio no ocupado que hace de tampón y al que llaman el Ucrónico Estado de las Montañas Rocosas o algo así. En la novela África ha sufrido un genocidio ucrónico espantoso al que se alude tenebrosamente pero que no se explica en detalle, y los nazis desecan el Mediterráneo con bombas de hidrógeno para plantar nabos. También se describe un floreciente mercado de antigüedades norteamericanas certificadas (relojes de Mickey Mouse, entradas para un espectáculo de Broadway de los años veinte, revólveres de la Guerra Civil) que los japoneses coleccionan con fervor y ucrónicamente. Otro aspecto curioso y ciertamente ucrónico (que por lo visto no ha sido adaptado para la serie de Amazon) es que la esclavitud de los negros ha vuelto a instaurarse en territorio norteamericano. Pero lo mejor de todo es que en el universo ucrónico de la novela existe un autor de bolsilibros cutres (nos tememos que un trasunto del propio PKD) que ha escrito La langosta se ha posado, una novela prohibida por los ocupantes en la que las cosas suceden como en nuestro mundo. Es decir, los Aliados ganan la Segunda Guerra Mundial. Es este juego de espejos, la novela barata dentro de una novela barata, lo que otorga a El hombre en el castillo la categoría de genialidad gafapástica. Aunque sea genialidad gafapástica barata. Y sí. Nos encanta la palabra "ucronía" y la usamos siempre que tenemos oportunidad.
FIN ALERTA SPOILER FIN ALERTA SPOILER FIN ALERTA SPOILER FIN
PKD puso de moda un poquillo (en el campo de la literatura fantástica de ciencia ficción, que es un campo bastante feo y artísticamente desagradecido, lleno de cagadas de vaca y matorrales mustios, un campo en el que pacen y berrean los consumidores infantiles de basura que no han llegado a apreciar por falta de madurez y perspectiva la Verdadera Literatura) las historias con nazis triunfantes. Suya es también la norma de estilo no escrita de las ucronías nazis que consiste en que, si habla un nazi, lo hace en una extraña jerga mixta en la que se mezclan palabras normales y palabras nazis, como por ejemplo:

- Pepe, ¿dónde has dejado el Edelweiss de corcho que te regalé para celebrar el trigésimo quinto aniversario del Partei?
- Pues no lo recuerdo, meine fraülein.
- Ostras, esta casa necesita más lebensraum

, y cosas así. El objetivo es dejarle claro al lector que los personajes que así hablan son nazis. El caso es que las novelas de nazis triunfantes suelen ser best-sellers, y es que mucha gente disfruta leyendo las narraciones de nazis alzándose con la victoria. Quizá sea porque esos capullos del paso de la oca y el Führer bohemio y la maquinaria de guerra y los uniformes negros de Hugo Boss siguen fascinando a los buenos pequeñoburgueses temerosos de Dios.








Pero parece que la serie de aleja de los preceptos de PKD y toma otros derroteros. La mayoría de las críticas están siendo positivas, incluso entusiastas, pero los hay que echan de menos el sabor dickiano, como hacen aquí. Por otra parte, viendo lo que se puede ver, se comprueba que la sombra de la HBO es alargada. Eso sí, mezclar la bandera de las barras y estrellas con la cruz gamada es todo un puntazo.